cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

La Liga de Tito, el adiós de Mou y el resurgir de Atlético y Real Sociedad

FÚTBOL RESUMEN LIGA | 02 de junio de 2013

Una bandera con la imagen del técnico portugués del Real Madrid, José Mourinho, entre los asistentes al partido de la última jornada de Liga. EFE

Madrid, 2 jun (EFE).- La Liga BBVA 2012/13 pasará a los anales por el éxito del Barcelona de Tito Vilanova, de un técnico que se coronó en su debut como primer entrenador que superó su grave enfermedad, así como por suponer el adiós de la era de Jose Mourinho al frente del Real Madrid y el resurgir del Atlético de Madrid y la Real Sociedad.

El conjunto azulgrana, el rojiblanco y el donostiarra, junto a las buenas prestaciones del Málaga del chileno Manuel Pellegrini, el Betis e incluso el Rayo Vallecano, fueron los principales triunfadores de una campaña en la que el Real Madrid no cumplió con sus espectativas.

Cedió el trono con claridad, lo mismo que otros históricos como el Valencia, que al final se quedó sin Liga de Campeones, o como el Sevilla o el Athletic, sin olvidar a los descendidos Mallorca, Deportivo y Zaragoza, que dejaron paso a la salvación en la última jornada del Celta.

El Barcelona igualó el récord de 100 puntos que había establecido la anterior temporada el Real Madrid de Jose Mourinho, pero además añadió la mayor ventaja sobre el segundo, que dejó fijada en quince puntos.

El conjunto de Tito Vilanova, de nuevo con el argentino Leo Messi estelar -además revalidó el título de máximo artillero-, dominó con autoridad el campeonato.

No hubo discusión, ni siquiera ante la ausencia del técnico por su estancia en Estados Unidos para tratarse de su enfermedad. Jordi Roura, su ayudante, se hizo cargo del equipo y nada cambió a excepción de los 'clásicos', en los que el equipo de Mourinho mandó.

El Real Madrid cedió puntos muy pronto y fue a remolque desde el inicio. El Barça no le dio tregua alguna y pese a la voracidad de Cristiano Ronaldo, el conjunto de Mourinho no tuvo opción alguna.

De hecho, varios meses antes, el título era poco menos que una misión imposible para los blancos y todo desembocó, tras un año convulso de polémicas y divergencias, en sequía de títulos con una despedida gris para el técnico luso. La afición madridista, además, acabó tremendamente dividida.

El Atlético de Madrid por momentos se atrevió a postularse como alternativa al poder, pero el Barcelona no se lo permitió en los momentos de la verdad y el conjunto del argentino Diego Pablo Simeone también fue superado por el Real Madrid, al que, no obstante, derrotó en la final de la Copa del Rey para poner fin a su maleficio y poner una guinda estelar.

El tercer puesto de los rojiblancos, fraguado con solidez, significó su regreso a la Liga de Campeones y es todo un premio a su magnífica temporada, en la que el brasileño Diego Costa fue la gran revelación al lado del artillero Radamel Falcao. El colombiano puso fin a su etapa en el Vicente Calderón para marcharse al Mónaco.

No obstante, la clave rojiblanca estuvo en el bloque desde la portería, con un espectacular meta belga Thibaut Courtois, una zaga firme y un medio del campo con mucho trabajo y atrevimiento.

La Real Sociedad también se ganó a pulso regresar a la máxima competición europea, aunque en su caso tendrá que disputar la ronda previa. El cuadro del francés Philippe Montanier, que el año que viene dirigirá al Rennes, cerró el curso con el orgullo de practicar un fútbol muy atractivo, valiente y efectivo.

Los donostiarras, pese a unos momentos de duda iniciales en los que su técnico llegó a ser cuestionado, fueron creciendo a lo largo del torneo y aunque llegaron a la última jornada por detrás del Valencia, la derrota de este en Sevilla y su triunfo en Riazor contra el Deportivo le concedieron el gran premio 'Champions'.

El conjunto de Mestalla acabó la temporada con sensación de fracaso. No tuvo mucho futuro el proyecto de Mauricio Pellegrino y aunque con su relevo, Ernesto Valverde, el equipo reaccionó, finalmente no llegó a la meta pese a depender de sí mismo. Por lo tanto, se despidió con sensación de fracaso y con anuncio del técnico de su marcha.

Todo lo contrario que el Málaga. Pese a no repetir presencia en la Liga de Campeones, la gran labor hecha en el torneo continental y el buen rendimiento medio en la Liga, la salida de Pellegrini de La Rosaleda es muy diferente, con gran reconocimiento y cariño hacia el chileno y su labor.

Lo peor para el conjunto malaguista es que sigue pendiente de saber si el TAS resolverá a su favor y podrá jugar la próxima campaña en la Liga Europa. También tendrá que pensar en el siguiente curso, ya que puede perder a varios de los grandes valores de su plantilla, entre ellos una de sus figuras, Isco Alarcón.

El Real Betis también regresará a Europa. De la mano de Pepe Mel, con Rubén Castro estelar en ataque y el gran refuerzo invernal del colombiano Dorlan Pabón, el conjunto verdiblanco zanjó con brillantez su andadura liguera.

El Rayo Vallecano de Paco Jémez, que como Mel continuará en el cargo, fue otra de las revelaciones pese a ser uno de los modestos. También lo hizo con buen juego y hasta atrevimiento. En su caso, está pendiente del TAS por el Málaga y por sí mismo para saber si se le concederá finalmente la licencia UEFA.

En el caso de que los despachos sean negativos a malaguistas y rayistas, surge el Sevilla, finalmente noveno tras una campaña con más oscuros que claros, en la que comenzó con José Miguel González 'Míchel' y terminó con Unai Emery, quien tampoco consiguió reconducir demasiado la situación.

La sensación de una temporada más que discreta acompaña también al Athletic del argentino Marcelo Bielsa. Tras un verano convulso con la salida de Javi Martínez al Bayern Múnich y la situación de casi inactividad de Fernando Llorente -se acabó comprometiendo con el Juventus-, el conjunto vizcaíno estuvo muy lejos del que deslumbró meses antes.

El Getafe de Luis García soñó por momentos con Europa, pero una recta final de campeonato bastante deficiente echó por tierra sus opciones; y el Levante se vació de nuevo entre la Liga Europa y la Liga pero no pudo repetir la gran actuación del curso precedente.

El Espanyol, que protagonizó el primer relevo en los banquillos de Primera (decimotercera jornada) con la salida del argentino Mauricio Pochettino y la llegada de Javier Aguirre, pasó de estar prácticamente desahuciado a acabar no muy lejos de posiciones continentales, todo un logro para el técnico mexicano y sus pupilos.

Lucas Alcaraz y Abel Resino, que llegaron a los banquillos de Granada y Celta en sustitución de Juan Antonio Anquela y Paco Herrera, se convirtieron en salvadores de sus respectivos equipos, aunque en el caso del conjunto vigués tuvo que esperar a una emocionante última jornada en la que quedaron sepultados el Deportivo -el único que dependía de sí mismo-, el Mallorca y el Zaragoza.

José Antonio Pascual

Liga BBVA