El Real Madrid más estable contra el Barcelona más dubitativo

FÚTBOL REAL MADRID BARCELONA | 21 de marzo de 2014

El defensa portugués del Real Madrid Képler Laveran Lima "Pepe" (i) y su compañero, el portero Diego López. EFE/Archivo

Madrid, 18 mar (EFE).- A falta de diez jornadas para el final de la Liga BBVA, Real Madrid y Barcelona disputarán un "clásico" de sensaciones encontradas para ambos equipos, con los blancos mostrando su poder y estabilidad por los estadios de Europa frente a las dudas que genera el cuadro que dirige el entrenador argentino Gerardo "Tata" Martino.

Pese al último resultado del Barcelona, un 7-0 a favor ante Osasuna en el Camp Nou, la evolución del club catalán a lo largo del último tramo del curso no es la más aconsejable para jugarse media Liga en el estadio Santiago Bernabéu.

Si se suman todos los sobresaltos que ha tenido que superar la entidad blaugrana a lo largo del año, los problemas que ha tenido su rival el domingo no son más que pequeños contratiempos para la entidad madridista.

Del Real Madrid se podrían analizar los problemas deportivos que ha sufrido a lo largo de 28 jornadas. Del Barcelona, también los extradeportivos.

En el primer aspecto, mientras que los hombres de Carlo Ancelotti mostraron dudas en las primeras jornadas con una falta de equilibrio evidente que tantas veces pidió solucionar el técnico italiano, los de "Tata" Martino han seguido una tendencia gris sin el brillo de antaño que ha desembocado en unos pinchazos que le han dejado a cuatro puntos de su máximo rival.

La goleada a Osasuna sirve para maquillar la derrota en Valladolid por 1-0 la jornada anterior y el fracaso en Anoeta frente a la Real hace tres fines de semana. En total, de los últimos cuatro partidos, el Barcelona ha perdido dos y, por eso, es tercero a cuatro puntos del Real Madrid y a uno del Atlético.

Tal vez esos malos resultados son fruto de otros asuntos ajenos a los terrenos de juego que podrían haber afectado al rendimiento de los futbolistas del Barcelona. Los temas son variados y alguno llamativo. Muy mediáticos, pero para mal.

Uno de ellos, el paseo de Lionel Messi para declarar como imputado por un supuesto fraude a Hacienda de cuatro millones de euros correspondientes a los ejercicios 2007, 2008 y 2009, que, de momento, se ha saldado con el pago voluntario del argentino de diez millones.

El internacional albiceleste también fue protagonista en el Barcelona por la lesión que le mantuvo apartado de los terrenos de juego entre el 10 de noviembre y el 8 de enero. Su recuperación en Argentina causó mucho ruido, como también, pero menos, su último episodio relacionado con los vómitos durante un partido con su selección ante Rumanía hace menos de un mes.

Tampoco ayudó al Barcelona la dimisión de Sandro Rosell, que dejó la presidencia por las contradicciones que generó el fichaje de Neymar. Su marcha de la entidad blaugrana la provocó el socio Jordi Cases, que presentó una denuncia por "apropiación indebida en su modalidad de distracción del dinero" en el fichaje de Neymar.

El coste final del brasileño, que en verano fue de cincuenta millones de euros y meses después parece que realmente alcanzó el doble, dio la oportunidad a Josep Bartomeu de presidir el club, pero dejó tocado al jugador sudamericano, que poco a poco ha ido empeorando en su rendimiento deportivo.

Además, en algún momento del curso resonaron los ecos de la marcha de Víctor Valdés a final de temporada. Aunque se conocía su decisión desde antes del verano, todavía hay intentos por desvelar los motivos por los que el portero internacional no continuará en el Barcelona.

Seguirá sus pasos Carles Puyol, que en una rueda de prensa anunció por sorpresa su salida del club. El Barcelona perderá a un referente que ya no se encuentra en plenitud física lastrado por las últimas lesiones. El gran capitán del Barcelona dejará un hueco muy grande en el vestuario.

Y mientras, en el Real Madrid, viven ajenos a esa ristra de polémicas. Escuchan desde lejos nombres que llenan páginas. Messi, Rossel, Bartomeu, Valdés o Puyol, a los que se ha unido "Tata" Martino con los rumores sobre su posible marcha el próximo curso, pasan de largo mientras pisan fuerte en un campeonato en el que los blancos suman una vuelta entera sin conocer la derrota.

Ancelotti sólo ha tenido que lidiar con el eterno debate Iker Casillas-Diego López, con la lesión de Sami Khedira que provocó la aparición definitiva de Luka Modric y con las dudas que generaron las lesiones de Gareth Bale al principio del curso. El técnico italiano ha resuelto con templanza todos sus problemas y afrontará el clásico con la estabilidad que tal vez le ha faltado al Barcelona.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.ligabbva.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Liga BBVA

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.