Ter Stegen y la trituradora de porteros del Camp Nou

FÚTBOL BARCELONA | 22 de mayo de 2014

El portero alemán Marc André Ter Stegen, procedente del Borussia Moenchengladbach, durante su presentación hoy en el Camp Nou como nuevo portero del FC Barcelona. EFE

Barcelona, 22 may (EFE).- A sus 22 años, el germano Marc André Ter Stegen afronta el reto de ocupar la portería del Barcelona, una endiablada posición que, entre el adiós de Andoni Zubizarreta en el año 1994 y la irrupción de Víctor Valdés en 2003, se convirtió en una trituradora de guardametas.

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo, no muy lejano, en el que ser el guardián de la portería azulgrana era una profesión de riesgo. Prueba de ello es que de los once arqueros que probaron suerte en el Barcelona, ya fueran consagrados o jóvenes promesas, tan solo el holandés Ruud Hesp (1997-2000) se asentó en una posición que, durante casi una década, pareció maldita.

Todo empezó un 18 de mayo de 1994. El 'Dream Team' de Johan Cruyff caía por un estrepitoso 4-0 ante el Milan de Fabio Capello en la final de la Copa de Europa disputada en Atenas.

Esa noche el actual director deportivo del club, Andoni Zubizarreta, que aterrizó en 1986 para discutir la titularidad al carismático Javier Urruticoechea, jugó su último partido de azulgrana.

Con el meta vasco en el Valencia, apostó Cruyff por su suplente, Carles Busquets. Ágil con los pies aunque tachado de inseguro bajo los palos, el meta catalán fue titular en las dos últimas temporadas del entrenador holandés en el Barça (1994-95 y 1995-96).

En el banco esperaban su oportunidad Jesús Mariano Angoy y Julen Lopetegui. El primero, yerno de Cruyff, jugó un total de nueve discretos partidos entre los años 1994-96 y, tras el adiós del holandés, dejó los guantes para dedicarse al fútbol americano, mientras que el meta vasco pasó inadvertido durante tres temporadas (1994-97) en las que tan solo jugó cinco encuentros.

Con la llegada de Sir Bobby Robson, Nuñez tomó las riendas y fichó a Vitor Baia. Titular con la selección portuguesa e indiscutible en el Oporto parecía, a priori, un seguro de vida para olvidar la alargada sombra de 'Zubi'.

Pero su estela tampoco brilló en el Camp Nou, que aun recuerda su discreta actuación en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey del año 1997 ante el Atlético de Madrid, en la que el Barça logró el pase a las semifinales de la competición después de remontar un 0-3 en contra inicial (5-4).

Siguió de titular Baia con la llegada del holandés Louis Van Gaal en los primeros compases del curso 1997-98, si bien su trayectoria se vio truncada por una grave lesión que fue el detonante para regresara al Oporto en el verano de 1999.

Su lugar lo ocupó Ruud Hesp, un desconocido cancerbero procedente del Roda holandés que, para sorpresa de muchos, consiguió mantener la presión para consolidarse como titular hasta el año 2000.

Su seguridad y aplomo bajo los palos dio algo de tranquilidad a la hinchada 'culé' durante las dos Ligas consecutivas de Van Gaal, si bien los goles del valencianista Claudio el 'Piojo' López pusieron en duda su calidad.

Con el adiós de Van Gaal en el banquillo y de Nuñez en la presidencia, Hesp también hizo las maletas y el Barça siguió sin encontrar un arquero de garantías.

En el año 2000, el entonces presidente Joan Gaspart fichó al francés Richard Dutruel. Procedente del Celta, donde alcanzó su mejor nivel, jugó con el Barcelona tan solo quince partidos durante dos temporadas.

En la recámara tenía el Barça al 'canterano' Francesc Arnau, el suplente de Hesp, quien tampoco gozó de la continuidad deseada por las lesiones, motivo por el que en verano de 2001 fichó por el Málaga.

Con los dos porteros de la plantilla lesionados, Llorenç Serra Ferrer recurrió a Pepe Reina, un prometedor arquero de las categorías inferiores que en la temporada 2000-01 llegó a disputar la nada despreciable cifra de 19 partidos de Liga.

En el siguiente curso, el técnico Carles Reixach dio la alternativa a Roberto Bonano. Ante la falta de minutos, Reina abandonó el club en el verano de 2002.

Bonano, titular indiscutible en River Plate, jugó un total de 34 partidos en dos temporadas, si bien nunca llegó a ser del agrado de la exigente afición azulgrana debido a sus salidas a destiempo y su discreto juego con los pies.

Regresaba Van Gaal el año 2002-03 y el Barça fichaba al también teutón Robert Enke, que solo disputó dos partidos en una accidentada temporada en la que Bonano y Víctor Valdés, entonces indiscutible en el Barça B, se repartirían los minutos.

Asumió en el verano de 2003 la presidencia Joan Laporta que llegó con el turco Rüstu Reçber bajo el brazo, una de las revelaciones en el Mundial de Corea y Japón del 2002.

Sin embargo, el técnico Frank Rijkaard le cedió la titularidad a Valdés, quien tampoco encontró la complicidad de la siempre exigente grada del Camp Nou hasta su inmaculada actuación en la final de la Liga de Campeones de 2006.

Veinte años después del adiós de Zubizarreta, la historia se repite. Sin Valdés, la portería azulgrana queda en manos de Ter Stegen, un joven alemán que tiene la difícil papeleta de hacer olvidar a la leyenda que acabó con la maldición de la portería azulgrana.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.ligabbva.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Liga BBVA

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.