ÚLTIMAS NOTICIAS:
Liga BBVA Game News Volver a "Liga BBVA Game News"

Finales dramáticos: cuando el descenso se decide en la última jornada

LIGA BBVA GAME NEWS | 21 de mayo de 2015

Finales dramáticos: cuando el descenso se decide en la última jornada

El Reto de LigaBBVA Game

LIGABBVAGAME.- ¡Hola! Os damos la bienvenida a Liga BBVA Game, la plataforma destinada a los apasionados por la mejor liga del planeta. Hoy, en nuestro penúltimo post de la temporada, hablaremos de uno de los mejores momentos del año: la lucha por la salvación. Repletos de felicidad para algunos, repletos de desdicha para otros. ¿Sabrías decir qué equipos se salvaron de la quema el año pasado en la última jornada? Porque de salvaciones, descensos y últimas jornadas va el tema de hoy. Entra en Liga BBVA Game, responde a preguntas como la que te acabas de encontrar y obtén fantásticos regalos. ¿Te animas?

Llegamos a la última jornada de la Liga BBVA 2014/15 con mucho aún en juego. El título ya está decidido, pero en la lucha por plazas europeas y el descenso aún hay mucha tela que cortar. Precisamente es en la lucha por mantener la plaza en la Liga BBVA donde se suelen vivir cada año los momentos más emocionantes de la última jornada. Con el Córdoba ya descendido, esta vez son cuatro equipos (Deportivo, Granada, Eibar y Almería) los que intentarán eludir los dos puestos vacantes al purgatorio. Se vivirán, a buen seguro, instantes emocionantes e imágenes emotivas: toda una temporada pendiente de 90 minutos, de un gol, de un instante de inspiración. Tarde de nervios, transistores y marcadores simultáneos. Hoy como ayer.

El Cádiz o el arte de sobrevivir

Hay equipos habituados a estos trances, clubes modestos que se acostumbran a vivir año tras año en el alambre, eludiendo con destreza el abismo, se podría decir que hasta disfrutando del vértigo de sobrevivir en el precipicio, aguardando el éxtasis del milagro anual. El Cádiz de los años ochenta y principios de los noventa convirtió casi en un arte su habilidad para salvarse año tras año, cuando la adversidad parecía inevitable.

Era aquel un equipo alegre y vital, cuyo emblema era Mágico González, un futbolista que desprendía un brillo especial, un Curro Romero del balón, capaz de lo peor y lo mejor. Así era también aquel Cádiz: tremendista y genial, capaz de vivir todo un año bordeando el descenso para sacar la magia en el último momento. El jolgorio amarillo del Carranza dio un color singular a la Liga BBVA durante unos cuantos años.

Desde que se librara del descenso en la temporada 1986/87, a pesar de quedar último en la clasificación, gracias al playoff (un experimento que solamente duró aquella temporada), el equipo cadista se acostumbró a vivir al límite, luchando siempre en la zona baja de la tabla, pero logrando la salvación temporada tras temporada. En la campaña 1988/89 el equipo se libró en la última jornada, eludiendo la promoción gracias a un gol de José González en el campo del Real Murcia. ¿Recuerdas el nombre de este mítico estadio?

Fue en la temporada 1990/91 cuando la leyenda del Cádiz empezó a cuajar. La situación del equipo durante toda la segunda vuelta era desesperada. Llegó a la última jornada con la necesidad de ganar al Zaragoza, que se jugaba eludir la promoción, tras un buena recta final que incluyó victorias en Carranza a Barcelona, Sevilla y Zaragoza. La hazaña se puso cuesta arriba cuando Paquete Higuera adelantó al conjunto maño en el minuto 68. Entonces David Vidal dio entrada al campo a un chaval de 19 años que revolucionó el partido al instante, ante el delirio de las gradas.

En dos minutos, dos fogonazos del joven canterano Kiko Narváez dieron la vuelta al marcador y permitieron al equipo andaluz agarrarse al flotador de la promoción. Primero forzó un penalti y un instante después marcó el gol definitivo, el tanto que enloqueció al Carranza. El penalti lo transformó un delantero argentino que se caracterizaba por su cráneo calvo y brillante. ¿Podrías decirnos su nombre?

El Cádiz logró finalmente la salvación en la promoción, después de una apasionante tanda de penaltis contra el Málaga, con el guardameta Szendrei convertido en héroe al atajar dos penaltis, y continuó su camino en la Liga BBVA. Al año siguiente volvió a eludir el descenso en una nueva promoción ante el Figueres, pero en la temporada 1992/93 perdió definitivamente la categoría. Incluso los milagros tienen un cupo.

La vida pendiente de un gol

No existe mayor milagro que ese gol que llega cuando más se necesita y ya casi no se espera. Cuando todo se juega a noventa minutos, la gloria o el fracaso depende a veces de que un balón caprichoso decida entrar o irse fuera por milímetros. Así es el fútbol y por eso es tan apasionante. Todo un año de trabajo se dilucida en un detalle, en un remate afortunado o en un amargo error. Cuando todo pende de un hilo, un gol significa el cielo o el infierno. Lo saben muy bien los aficionados del Espanyol, que vibraron en 2006 con el gol de Corominas en el último suspiro del partido contra la Real Sociedad.

El Espanyol llegaba a la última jornada con la necesidad de ganar a la Real para evitar hacer cábalas, pero los minutos pasaban y el gol no llegaba. La angustia se adueñó de Monjuich cuando, a doce minutos del final, llegó la noticia del gol del Alavés que dejaba a los pericos en puestos de descenso. Empujó entonces el Espanyol con todo lo que tenía, tirando de épica y garra. Luis García mandó un balón al palo, a Tamudo se le fue un remate por poco y, finalmente, en el minuto 91, cuando el desastre parecía inevitable, cuando la Liga BBVA parecía escurrirse entre los dedos, un gol de Coro encendió Montjuic de azul y blanco.

El sufrimiento, al fin, había merecido la pena. El Espanyol, que aquel mismo año había logrado el título de Copa del Rey, lograba así una salvación angustiosa. Por cierto, ¿sabes quién fue el rival del Espanyol en la final de Copa de aquella temporada?

A veces, conseguir el objetivo con angustia, en el último momento, cuando todo parece perdido, hace que se disfrute aún más. La mezcla de alivio y alborozo que supone un gol cuando todo ya parece perdido supone una sensación incomparable. Conocen ese sentimiento los espanyolistas que vibraron con el gol de Coro y también los aficionados del Betis que respiraron con el gol de Edú en El Sardinero en 2007. Durante un cuarto de hora, el que medió entre el gol de Lequi para el Celta en Balaídos y el tanto bético de Edú, el equipo andaluz estuvo con pie y medio en la Liga Adelante. Pero el gol del menudo delantero brasileño, en el minuto 80, obró la hazaña. ¿Recuerdas en qué otro equipo jugó Edú en España, antes de aterrizar en Sevilla?

Marcar un gol cuando ya parece imposible supone un estallido de alegría incomparable, pero conseguir una remontada en apenas un instante ya es inenarrable. Es lo que sucedió en el Heliodoro Rodríguez López el 15 de mayo de 1998. El Tenerife de Juanma Lillo recibía al Valencia con la necesidad de la victoria para eludir la siempre incierta promoción.

Los valencianistas se adelantaron dos veces en el marcador, pero el equipo canario se rehizo en una recta final llena de emoción. Se llegó a los diez últimos minutos con victoria valencianista por 1-2, pero en apenas un par de minutos estalló la locura. Primero fue un gol del delantero portugués Domingos el que llevó la ilusión a las gradas tinerfeñas. Segundos después, un penalti de Angloma a Jokanovic lo transformaba el centrocampista serbio para certificar la salvación ante el éxtasis de la hinchada.

Sonrisas y lágrimas

Como en Tenerife, un par de goles en un corto instante de tiempo pueden variar una situación que poco antes parecía inamovible. Pero en ocasiones, cuando el descenso se juega a la vez en varios campos, los goles pueden llegar casi a la par desde diferentes frentes, con los marcadores simultáneos echando chispas. En 2012 se jugaban el descenso simultáneamente a varias bandas, pero sobre todo en dos campos. En el Madrigal, el Villarreal tenía que ganar al Atlético de Madrid para asegurarse la permanencia. Mientras, Rayo y Granada jugaban en Vallecas un duelo directo en el que el perdedor tenía todas las papeletas para irse a la Liga Adelante.

El empate sin goles en ambos partidos hasta bien entrada la segunda parte aseguraba la permanencia a Granada y Villarreal, condenando al Rayo a la Liga Adelante. Pero, con el tiempo prácticamente cumplido, dos goles casi consecutivos, uno en cada campo, dieron un vuelco radical. Primero marcó Falcao en El Madrigal. Un instante después, con el minuto 90 casi cumplido en ambos estadios, llegó el tanto de Tamudo para el Rayo.

El minuto más esquizofrénico de la temporada condenó a los castellonenses y salvó a los dos equipos que pugnaban en Vallecas. Júbilo en Vallecas, alivio en las filas del Granada y abatimiento en las del Villarreal, cuyo equipo había pasado en poco tiempo de luchar con la aristocracia europea a perder la categoría.

El drama de la última jornada se acentúa cuando hay enfrentamientos directos entre dos equipos que se juegan la vida. El enfrentamiento entre Rayo y Granada de 2012 terminó con abrazos y sonrisas en ambos bandos gracias al gol de Falcao en El Madrigal, pero no siempre se puede confiar en que un tercero resuelva el problema. Un duelo regional fratricida entre Málaga y Betis sirvió de colofón en La Rosaleda a la temporada 1984/85.

Ambos equipos llegaban con la amenaza del descenso, separados por apenas un punto. Los locales se las prometían muy felices cuando Juanmi adelantó al Málaga en el marcador, pero un gol de Parra salvó a su equipo y condenó al descenso al club malacitano. El pase de gol para que marcara Parra fue obra de un delantero internacional procedente del Real Madrid. ¿Sabes de qué futbolista hablamos?

El drama del descenso, edición 2015

La tragedia se representa una vez más este año, con Granada, Deportivo, Almería y Eibar como actores. Los transistores de antaño hace tiempo que fueron dejando su lugar a los móviles, con sus aplicaciones de resultados futboleros y sus redes sociales echando humo. Pero las sensaciones, los nervios y la angustia se mantienen intactas.

El alborozo de los que logren salvarse será parecida a la de los aficionados cadistas que vivieron en 1991 el advenimiento de Kiko, que propició el enésimo milagro en el Carranza, o al de los espanyolistas que celebraron entusiasmados el gol de Coro. En el otro lado, la pesadumbre de los derrotados se asemejará a la vivida por la hinchada del Villarreal con los goles casi simultáneos de Falcao y Tamudo. Son las inevitables dos caras de la moneda.

Los cuatro equipos llegan con trayectorias diferentes. Granada y Deportivo, con 34 puntos, son los que tienen, a priori, más opciones, puesto que dependen de sí mismos. A los andaluces, casi desahuciados hace apenas un mes, el cambio de entrenador les ha sentado de maravilla. Con Sandoval en el banco han encadenado tres victorias consecutivas y ahora parecen capaces de todo. Dependen de ellos mismos y juegan en casa, pero enfrente está un Atlético de Madrid que necesita puntuar para asegurar el tercer puesto.

Tras una temporada titubeante, con el descenso siempre en el horizonte, el Deportivo de La Coruña llega a la última jornada en los puestos de salvación. La victoria el pasado domingo en Riazor ante el Levante le permite depender de sí mismo, pero tendrá que ganar en el Camp Nou, contra un Barcelona que, aunque ya no se juega nada, querrá celebrar el título ante su afición con una postrera victoria.

Almería y Eibar, con 32 puntos, tendrán que ganar y estar pendientes de lo que pase en Granada y Barcelona. Al equipo vasco, revelación de la Liga BBVA en la primera parte de la temporada, se le ha hecho larga la temporada. Un punto en los últimos siete partidos es un bagaje demasiado pobre. La buena noticia es que cierra el año en casa contra el Córdoba, descendido hace varias jornadas, que ha perdido los últimos cinco encuentros y no ha ganado un partido desde enero. ¿Sabrías decir contra qué equipo logró el equipo andaluz esa última victoria?

El último aspirante es el Almería, que se ha complicado mucho la vida tras las derrotas ante Málaga y Sevilla, después de la reacción que supuso la llegada al banquillo de Sergi. Los andaluces juegan en casa, pero se enfrentan a un Valencia que necesita la victoria para asegurarse puesto para la Liga de Campeones.

El sábado volveremos a presenciar un nuevo acto de esta tragicomedia que nos regala cada año la Liga BBVA en la última jornada. Unos conservarán la categoría una año más y otros tendrán que pelear una nueva oportunidad en la Liga Adelante. Así ha sido siempre y así será. La historia de nuestra liga está repleta de desenlaces llenos de drama y emoción. ¿Qué momentos dramáticos de la lucha por el descenso recuerdas? ¿Cuáles fueron esos goles decisivos que te hicieron emocionarte? ¿Qué crees que pasará este año en el desenlace de la última jornada? Entra en Liga BBVA, participa y obtén fantásticos premios. ¿Te animas?

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.ligabbva.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Liga BBVA Game News

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.